Carencias del sistema de deposito y retorno SDDR

 In economía circular, reciclaje, Separación en origen, Smart cities

El sistema de depósito y retorno (SDDR) que todo el mundo aboga como la mejor y única solución para acabar con los índices reciclaje bajos y la contaminación de nuestro planeta, tiene muchas carencias que nadie menciona.

Para empezar, es un sistema muy caro por el poco volumen de residuos que trata dejando fuera:

  1. Botellas PET&HDPE del sector de la bebida de los siguientes volúmenes: 2.5, 3, 5, 6 y 8 L
  2. Botellas de PET & HDPE del sector de la alimentación.
  3. Tetabricks tanto del sector de la bebida como el de la alimentación.
  4. Material Multicapa
  5. Solo incluye el vidrio del sector de la bebida dejando fuera el vidrio del sector del alimento y en algunos también el de bebidas alcohólicas

Tengamos en cuenta que estas fracciones de residuos representan más cantidad en peso que todos los materiales incluidos en un SDDR convencional.

Por una parte, implementar un SDDR implica tener 2 sistemas, uno para el sistema integrado de gestión (SIG) y otro para el propio SDDR. En este último, los minoristas son los responsables de dicha gestión de residuos y de la compra de las máquinas de reverse vending que pueden oscilar entre 3.000-12.000 Euros.

Por otra parte, la implementación de un SDDR es muy elevada porque:

  1. Las máquinas ocupan 2-4 m2 de superficie dentro del minorista.
  2. El Minorista tiene que hacer la manipulación de los envases.
  3. Los envases recolectados, ocupan también 2 m2 de stock en el almacén hasta que no pasa la furgoneta a recoger los materiales.Hay muchos estudios de entidades reconocidas que estipulan que el coste de los minoristas en un SDDR representa el 31% del coste total (de 2.100 millones de Euros anuales que costaría implementar el SDDR en España, 653 millones de Euros es el coste de los minoristas).

En cuanto a la comparación del ciclo de vida (huella de carbono) entre un SIG vs SDDR, solo es mejor un SDDR si hay un 80% de máquinas de reverse vending. Hay muchos países que no es posible instalar estas máquinas debido a un problema de espacio en las tiendas de los minoristas. Un claro ejemplo de ello es España

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que el SIG se encarecería porque dejaría de tratar un % de materiales del contenedor amarillo y verde y todos sabemos que un SIG es más competitivo cuantos más toneladas de materiales se traten. A más inri, la implementación de un SDDR implica la instalación de centros de recuento y la compra de sus pertinentes máquinas.

Finalmente el aspecto más importante desde nuestro punto de vista de empresa, Recircula Solutions, es que el ciudadano tiene que ir a reciclar a 2 sitios diferentes, contenedores del sistema de gestión de residuos y al minorista con las máquinas de reverse vending o manualmente. La dualidad provoca que el ciudadano al final solo se preocupe de reciclar bien los residuos con incentivo debido a que ambos sistemas están separados dejando de lado el resto de materiales de los contenedores de packaging del SIG. Evidentemente, el SDDR era un sistema excelente hace 15 años, cuando no existían todas las nuevas tecnologías de hoy en día, pero ya va siendo hora de crear soluciones 2.0 para la gestión de residuos urbanos, como la de Recircula Solutions, para abordar toda la problemática actual de residuos y evitar sistemas caros y difíciles de implementar como el SDDR.

Entradas Recomendadas
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.
0

Start typing and press Enter to search